Lunes 27 de Abril 2015

Victoria justa, agónica y emotiva

Sportivo Barracas - Víctor Santa María - Triunfo vs Puerto NuevoSportivo Barracas logró llevarse los tres puntos de Campana en un partido que, como visitante, volvió a empezar con resultado adverso. En la segunda mitad lo dio vuelta con dos goles de Patricio Costa Repetto y así se catapultó al segundo lugar en la tabla de posiciones.

El karma del conjunto Arrabalero volvió a presentarse en tierras ajenas, parecía que una vez más se repetiría la historia ya que a menos de 10 minutos de arrancado el encuentro, el local, a través de su número 9, abría el marcador tras un tiro de esquina. Parodi se encontró con el balón, puso su pierna izquierda y con la parte interna impactó certeramente.

El equipo de la dupla Infante - Vidal  acusó el golpe, tomó las riendas del partido y arrinconó a Puerto Nuevo contra su área. Buscando por los extremos, con los laterales al ataque y exponiéndose a las contras que nunca salían. Muchos despejes a la tribuna y jugadores por el piso del local le dieron al encuentro una matriz contraria a las aspiraciones del Arrabalero y del buen juego.

Demasiado entrecortado y con un árbitro excesivamente ceremonioso que hacían un juego interrumpido por demás, algo que afectaba claramente la continuidad que pregonaba Sportivo Barracas. Broggi nunca entendió el tipo de conducción arbitral que el trámite demandaba, premiando con su actitud al que no quería jugar y castigando al que proponía.

La tensión llegó a su punto máximo en la segunda mitad, con el Arrabalero decidido a dar por tierra su mala fortuna como visitante. El empate tardó en llegar. Cuando promedia la etapa en un córner, Patricio Costa Repetto estampa el empate tras darle de derecha por abajo al segundo palo. Un gol necesitado y ansiado que se gritó con el alma.

Puerto Nuevo se siguió mostrando conforme pese a ya no conservar la victoria, estaba claro que la igualdad le seguía dando aire a un equipo que venía golpeado. Las “lesiones” en el local se siguieron sucediendo. Ante cada acción quedaba tirado en el suelo un jugador del Campanero.

El partido se iba al mismo tiempo que el sol empezaba a esconderse. Otra vez un tiro de esquina, encontró al oportuno Costa Repetto, quien se llenó su pie derecho y clavó la pelota en el ángulo superior izquierdo. Si el primero se gritó con el alma, éste fue con Furia.

No quedaba mucho más, fue expulsado el "flaco" Dorregaray tras ser informado por el 1er Asistente de una supuesta agresión hacia el rival. Un par de pelotazos desesperados del local que ahora se arrepentía de todo lo que había hecho (y de lo que no también) para que el partido no tuviera la continuidad lógica.

La victoria invita a soñar otro recorrido del Abarralero como visitante, algo fundamental para un equipo que tiene aspiraciones altas. Mostró la actitud necesaria para jugar en estas condiciones. Siempre con el corazón caliente y la cabeza fría.