Martes 23 de Junio 2015

Una remontada a puro fútbol

Sportivo Barracas - Víctor Santa María - Torneo 2015 - Vs Argentino de RosarioSportivo Barracas dio vuelta el resultado y obtuvo su quinto triunfo consecutivo. Fue 4-2 ante Argentino de Rosario en el estadio de Sportivo Italiano por la 14ta. fecha del Torneo de Primera División D. Un triplete de Diego Dorregaray y otro tanto de Miller Moreno colocan al Arrabalero como único escolta a tres puntos del líder Liniers.

Las historias tienen –por lo general- una estructura lógica de comienzo - nudo - desenlace.  El encuentro se salteó la primera fase y se fue directo a la segunda. En apenas dos minutos de juego Argentino de Rosario se puso 2-0. Inexplicable, sin argumentos y sin resistir el más mínimo análisis, los visitantes encontraron el premio, como quien gana en un sorteo.

Apenas iniciado, cuando la pelota no había transitado por otro lugar que no sea la mitad de la cancha, un disparo de Fabrizio desde más de 30 metros superó a Lucas Roa y se clavó bien arriba. Un baldazo de agua fría en una tarde invernal y nublada. Y como si fuera poco, un minuto después, en un tiro libre que le picó antes al arquero Arrabalero, Camafreita aprovechó el rebote y marcó el segundo gol del visitante. Frío nival.

El nudo transitaba la mitad de su curso a tan solo 2 minutos de arrancado el partido. Sportivo Barracas reaccionó de la mejor manera que lo podía hacer, sin renegar, sin protestar por las infracciones que recibió, abrió el juego, tocó, inyectó intensidad. Puso el corazón a máxima temperatura y la cabeza a toda potencia.

Los desbordes de Miller Moreno, las llegadas al fondo de Gonzalo Valdéz, cabezazos y disparos de Maximiliano Montenegro que ganó en el área rival siempre, otros de Ezequiel Sánchez y también de Nicolás López. Llegadas al vacío de Daniel Pozzo (se retiró lesionado). Pero el gol no quería llegar. El Arrabalero perseveró, no detuvo su marcha y entonces los goles llegaron por decantación.

Si la suerte está del otro lado y no te acompaña, de nada sirve quejarse. Agregar atención y precisión es el mejor camino. En dos minutos lo empató el equipo de la dupla Damián Infante y Claudio Vidal. A puro toque llegó al fondo por el sector izquierdo para que Dorregaray empujara al fondo de la red y decretara el buscado descuento. Y otra vez por la izquierda, tras otro centro, la pelota quedó picando para que Moreno clavara en un ángulo el merecido empate.

Las cosas en su lugar. No era momento para frenar, Argentino de Rosario no podía tener el balón. El Arrabalero se reproducía para terminar la primera parte con mucho de épica. Miller Moreno arrancó por la derecha con caño incluido, tocó con Dorregaray y fue a buscar al área, y volvió a tocar hacia el medio para que el goleador de la tarde le diera el triunfo parcial y desatara ese nudo insólito.  Goles con sonido a tiki-tiki.       

La segunda parte se jugó con inteligencia, en el campo rival y con posesión del balón. La solidaridad Arrabalera para recuperar la pelota siempre, dio sus frutos. El ingresado Kevin Juan quedó mano a mano, el gambeteado arquero Andrada lo bajó. Penal y expulsión. El visitante ya había agotado sus tres modificaciones. Al arco fue el número 9 Domenech, que nada puso hacer para evitar el 3ro. de Dorregaray y el definitivo 4-2. Un desenlace acorde a una historia extraña e inolvidable.