Miércoles 13 de Mayo 2015

Un empate en la agonía

Sportivo Barracas - Víctor Santa María - Vs ClaypoleSportivo Barracas logró llegar a la ansiada paridad cuando transcurrían los minutos de descuento. Gonzalo Valdéz tras un magnífico tiro libre estampó la igualdad. Fue 1-1 frente a Claypole en condición de visitante.

La tarde empezó mal en Campana. En la cancha de Puerto Nuevo, el comienzo debió demorarse ya que no se contaba con la presencia de ambulancia y médico.  Entre idas y vueltas,  calentamiento previo, esperar, enfriarse y volver a realizar los ejercicios pre-competitivos, el pitazo inicial se escuchó poco más de 30 minutos después del horario estipulado.

A río revuelto ganancia de pescadores dice el refrán. Así es que, para quien tiene todo absolutamente ordenado y sincronizado, resulta perjudicial. Y esta vez no fue la excepción. A los 2’ de iniciado, Claypole se puso en ventaja. Tras un centro desde la derecha que encuentra el pie de Manuel Gómez.

 Sportivo Barracas, una vez más se encontró en la situación de remontar el marcador. Encerró a su rival en su propio campo. Carlos Ricci y Maximiliano Rivas Bolaños quedaron con mucho campo por cubrir. El Arrabalero tomó riesgos necesarios que demuestran su ambición y voracidad para ser siempre protagonista, para ser siempre el que va en búsqueda de la posesión del balón y el que corre con el gasto de las energías.

Nicolás López, en la mitad de la cancha, y Patricio Costa Repetto, en la delantera, fueron el eje fundamental para mantener vivas las esperanzas hasta el final. El juego se volvió friccionado y monótono, ya que el local aguantó con dos líneas bien juntas y pegadas, cerca de su arquero Meli.

El árbitro Gonzalo Beloso, de pobre actuación, permitió que cada pelota a favor de Claypole se transformara en una ceremonia. Así el ritmo se cortaba, diluía y favorecía al que menos quería jugar. En cada salto o disputa de las pelotas aéreas sancionaba a favor del local. Y la frutilla del postre, fue la amarilla y posterior roja a Maximiliano Rivas Bolaños.

Trámite complicado para los jugadores en terrenos de juego en mal estado. Muchos roces, abundancia de pelotazos y escasas chances en los arcos. Así y todo, Sportivo Barracas se las ingenió para llevar peligro y, sobre el final, arrinconar al rival.

Ya en el descuento, con Sportivo Barracas totalmente inclinado y metido dentro del área para llegar a la igualdad, se produjo el tiro libre justo, a la altura y a la distancia ideal para que Gonzalo Valdéz con mucha rosca y belleza, desatara el grito contenido por 95’. Lo bueno fue la justicia, lo malo fue que ya no quedaba más tiempo para in por más.