Martes 1 de Marzo 2016

Le quitaron la victoria

Sportivo Barracas - Víctor Santa María - Torneo Primera C - AFA - Vs Central Córdoba - 2016Sportivo Barracas empató como local por 2 a 2 frente a Central Córdoba de Rosario, con dos goles de Diego Dorregaray, en un partido con final polémico tras la anulación de un gol lícito que hubiera dado el merecido triunfo al Arrabalero.

Despojarse de las fuertes sensaciones para analizar nunca es fácil. Hacerlo cuando te quitan de las manos lo que te pertenece es todavía más difícil. Y peor cuando te cuesta mucho alcanzarlo. El arranque no fue bueno, porque el visitante salió decidido a presionar bien arriba, a quitar el balón y aprovecharlo siendo muy directo, sobre todo a través de su delantero Cristian Sánchez.

Algo confundido en el inicio y sin la precisión que lo caracteriza, el equipo dirigido por la dupla Damián Infante y Claudio Vidal quedó desorientado y pagando todo muy caro. Antes del cuarto de hora Central Córdoba tiró en la cancha su poderío, experiencia y eficacia. Tres llegadas, dos goles.

Las dos veces logró poner a Sánchez mano a mano con Walter Cáceres, quien achicó pero no fue suficiente para las buenas definiciones. Abajo y a la derecha, cerca del palo, casi imposible. Lo que se presentaba no era alentador y lo que se presagiaba no es ni para contarlo.

Sportivo Barracas resurgió al partido a través de la convicción, el ajuste de marcas sobre los delanteros rivales y dándole extrema precisión a la salida. En el medio Nicolás López y Patricio Bernabé se plantaron y tomaron las riendas. El visitante retrocedió tantos metros que terminó en su propia mitad para lo que quedaba de la primera parte. Félix Orode fue una y otra vez por la banda derecha, para exigir y desbordar.

Rápidamente llegó el descuento tras un gran pase para el ‘Flaco’ Dorregaray quien con una gran diagonal del medio hacia afuera rompió el maleficio. El desahogo al fin llegó, el grito tronó y ya se sentía que venían más. Las asociaciones empezaron a multiplicarse para alcanzar el volumen de juego que hace sentir al equipo en su zona de confort. Sólo con faltas el visitante intentaba frenar lo que ya estaba maduro.

Llegó el penal. De Biase, el guardametas visitante, detuvo una definición de Dorregaray pero el rebote habilitó a Orode quién encontró a Juan, algo incómodo metió el taco y lo bajaron en el área. Fue con suspenso, el tiro desde los doce pasos del ‘Flaco’ dio en los pies del arquero y se clavó en el ángulo superior izquierdo. Una gran remontada antes del final del primer tiempo.      

Para la segunda parte Central Córdoba resignó todo protagonismo y decisión para ir a buscar el triunfo. Se quedó en su campo e intentó salir con pelotazos para sus delanteros. El ingreso de Jonathan Goitía aportó juego y llegadas por la derecha. Un problema que obligó a Cufaro Ruso –técnico visitante- a realizar modificaciones que no le dieron resultado.

Las miradas y críticas finales quedan para Gonzalo Belloso. El juez sancionó falta sobre De Biase cuando el balón estaba suelto y en franca disputa del rebote llegó el gol, pero fue mal invalidado. Fue la mancha final para quien decidió soportar las continuas faltas de Central Córdoba sin mostrar las tarjetas que correspondían. Eso sí, si la tiraban lejos después de pitar sacaba a relucir el cartón amarillo. Está claro que sus decisiones  influyeron en el resultado.

Una vez más la victoria estuvo cerca, una vez más hubiese sido lo justo. El mérito y la búsqueda están, sólo falta que dejen de hacerse desear tanto.