Domingo 19 de Marzo 2017

Empate que debió ser victoria

Sportivo Barracas - Víctor Santa María - AFA - Primera C - Vs El Porvenir 2017Sportivo Barracas igualó 1-1 como visitante ante El Porvenir en el marco de la 21ra. fecha del torneo de Primera C. Pésimo arbitraje de Jorge Broggi, y de su segundo asistente Ramón Ortíz, cuyas decisiones incidieron directamente sobre el resultado. 

En el segundo encuentro del presente año alterado en su arranque, el Arrabalero salió de visita hacia Gerli para recuperar los puntos perdidos en el final ante Argentino de Quilmes. Hermosa tarde nuevamente para desarrollar el juego y brindar lo mejor en lo físico con una temperatura ideal.

La explicación necesita de dos aristas. Por un lado el trámite en sí mismo y por el otro el horror de la tarea ejecutada por el juez y uno de sus asistentes. Llamativa situación que dejó con enojos de un lado, el de Sportivo Barracas, desconcierto y un dejo de vergüenza en El Porvenir ante tamaño perjuicio y ayuda respectivamente.

El comienzo mostró mejor al equipo que conduce la dupla Damián Infante y Claudio Vidal. Ocupó mejor los espacios, logró imponer su sistema de juego. El local a sabiendas de lo que tenía enfrente intentó emparejar con ímpetu, empuje y no mucho más. A poco menos del cuarto de hora de juego, Ezequiel Cohen entró fuerte al balón. La jugada era para amonestación pero Broggi se mostró precoz al sacar la tarjeta roja. Inevitablemente el partido tenía su primer giro.

Pocos minutos pasaron hasta que la diferencia numérica de jugadores se volviera a estabiliza en el trámite. La organización de la defensa fue casi inmediata con el polifuncional Lautaro Baeza ocupando el vacío lugar en la zaga central. El mediocampo tomó su forma más lentamente, hasta que Burzac y Lucas Trecarichi lograron entrar en conexión. Así llego la apertura del marcador.

Burzac ejecutó el tiro libre sobre un costado del área tras falta sobre Trecarichi. El tucumano le dio al ras del piso, en el primer palo Emanuel De Porras saltó y la dejó pasar con total oportunismo. La defensa y el arquero quedaron congelados, como en una foto. La pelota ingresó mansamente.

Lo que quedaba de la primera parte mostró el más alto nivel del juego de Sportivo Barracas. El Porvenir nunca pudo encontrar el balón, cada vez que lo buscaba, un toque Arrabalero lo precedía. Así fue que se gestaron dos claras situaciones. La primera sobre la derecha con Mauro Boaglio centrando hacia De Porras, quien salta y es tomado y tirado del cuello. Clarísimo penal no cobrado. Un silencio cómplice del estadio acompañó la no sanción. Poco después Trecarichi se metió con gambeta en el área, eludió al arquero Díaz pero le quedó demasiado cerrado para definir.

La segunda mitad depararía más emociones. Y sobre todo más injusticias, sí, aún más, y más dolorosas e influyentes. Sportivo Barracas logró mantener el dominio pese a tener un jugador menos, el local no lograba hacer pie para imponer la lógica. Hasta que los llamativos y erróneos fallos arbitrales se hicieron presentes. Salomone capturó un rebote en el área, disparó, superó a Walter Cáceres pero no a Baeza quien rechazó delante de la línea. El asistente Ortiz levanta su bandera. Gol fantasma. Increíble.

Poco después, con el empuje de El Porvenir excitado por el insólito empate, en jugada confusa Broggi sanciona penal por mano de Kevin Cura. Primero parece que la toca el delantero, pero además el defensor Arrabalero estaba fuera del área. Y no termina ahí, es amonestado por segunda vez. Roja. La primera amarilla había sido en la protesta del ya mencionado gol fantasma.

La capacidad de Cáceres apareció para tapar el disparo penal de Salomone. Abajo y a la izquierda, con total elasticidad del arquero Arrabalero. Una alegría momentánea, todavía quedaba mucho tiempo para encararlo con nueve jugadores. Momento para que se ponga de manifiesto la personalidad y solidaridad que tiene este Sportivo Barracas.

Nada claro pudo fabricar o crear el local. La multiplicación de Nicolás López y todo el equipo mantuvo a flote al resultado de empate. Es más, la más clara la tuvo Julián Bottaro, ingresando al área por la derecha tras peinada de De Porras. Díaz le achicó bien y soportó el fuerte remate.

Un final que deja algo. El juego y la personalidad del Arrabalero terminó salvando al árbitro, de lo que pudo haber terminado en derrota. Un encuentro que no será olvidado por la gesta, un encuentro que debería marcar un antes y un después en la carrera de Jorge Broggi, y su asistente Ramón Ortíz.